Este contenido será modificado temporalmente en atención a las disposiciones legales y normativas en materia electoral, con motivo del periodo de campaña del 30 de marzo al 5 de julio del presente año.
Herramienta de accesibilidad para
personas con discapacidad
Portal de Accesso

Descubren una estrella gigante reviviendo a su compañera como un zombi

Publicado el 06 Marzo 2018


Un Observatorio de la Agencia Espacial Europea (ESA) dice que registró una llamarada inusual proveniente de una estrella muerta, un signo claro de que estaba “reviviendo”. Creen que capturaron el momento único de su despertar como un zombi.

Cuando los astrónomos investigaron el evento vieron que los vientos emitidos por su estrella compañera, una gigante roja hinchada, fueron los que la revivieron.

De alguna manera estos hicieron que el núcleo de la estrella muerta, una estrella de neutrones, se despierte soltando un destello de rayos X: un destello de vida.

La repentina llamarada de rayos X de la estrella zombi fue detectada por el equipo del Observatorio Integral ESA, el 13 de agosto de 2017. En ese momento era sólo era una rara fuente de rayos X desconocida que se dirigía hacia el centro de nuestra galaxia.

Semanas de seguimiento del fenómeno estelar permitió descubrir al culpable.

“Las observaciones revelaron una estrella de neutrones fuertemente magnetizada que giraba lentamente y que probablemente acababa de comenzar a alimentarse del material de una estrella gigante roja vecina”, destacó ESA el 5 de marzo.

La estrella roja es la evolución en etapas finales de vida de una estrella como el Sol. “Sus capas exteriores se inflan y se expanden millones de kilómetros”. En esos momentos su capas externas, más el gas, se van como el viento a una velocidad “relativamente lenta” de pocos cientos de km/s.

La estrella muerta de neutrones se forma cuando otras estrellas más grandes, 25 a 30 veces más masivas que el Sol en sus etapas finales, explotan en una supernova.

Son lo que queda de las supernovas: “un cadáver estelar giratorio con un fuerte campo magnético”, explica ESA.

“Contiene la masa de casi un Sol y medio en una esfera de solo 10 km de diámetro, lo que las convierte en algunos de los objetos celestiales más densos que se conocen”.

Lo que los astrónomos observaron fue a la estrella vieja roja emitiendo su viento y una muerta estrella de neutrones, con signos de haber revivido, alimentándose de ella.

La combinación de estas dos estrellas formando un binario, viene descrita por los astrónomos como: “muy rara”.

“Es conocida como “el binario de rayos X simbióticos, con no más de 10 conocidos”, dice el equipo de ESA.

El destello observado fue el “momento único de un nacimiento de ese raro sistema binario“, según Enrico Bozzo de la Universidad de Ginebra y autor principal del artículo que describe el descubrimiento.

“El gigante rojo lanzó un viento lento suficientemente denso para alimentar a su compañera, la estrella de neutrones, dando lugar a una emisión de alta energía del núcleo estelar muerto, por primera vez”, dijo Bozzo.

Otros telescopios de la NASA y ESA, registraron que esta estrella de neutrones gira casi cada dos horas alrededor de la estrella roja. “Es muy lenta en comparación con otras estrellas de neutrones que pueden girar hasta muchas veces por segundo”.

Otra particularidad de esta estrella de neutrones es que tiene un campo magnético “sorprendentemente fuerte”, lo que la hace ser “desconcertante”, dijo Bozzo, ya que ello se ve en una estrella de neutrones joven.

“Estos objetos son desconcertantes”, agregó.

Otra opción es que la estrella de neutrones, antes debió ser una estrella enana blanca que colapsó como resultado de alimentarse del gigante rojo durante un largo tiempo en lugar de convertirse en una estrella de neutrones como resultado de una explosión de supernova que es lo más tradicional. No está muy claro.

Como un zombi

Los astrónomos sugieren que los vientos que llueven sobre la estrella más pequeña, harán aún más lento su giro y continuará a emitir rayos X, como un zombi.

“No hemos visto este objeto (antes) en los últimos 15 años de nuestras observaciones, por lo que creemos que vimos los rayos X encenderse por primera vez”, dice Erik Kuulkers, científico del proyecto Integral de la ESA.

Fuente: agencias

Ir a artículo original