Este contenido será modificado temporalmente en atención a las disposiciones legales y normativas en materia electoral, con motivo del periodo de campaña del 30 de marzo al 5 de julio del presente año.
Herramienta de accesibilidad para
personas con discapacidad
Portal de Accesso

Edgar Allan Poe y sus ideas científicas sobre un universo cambiante

Publicado el 08 Marzo 2018


Entre los muchos logros del escritor norteamericano Edgar Allan Poe (1809-1849) está haber anticipado la ciencia moderna y la cosmogonía. Y si esto te sorprende, te invito a que leas su última obra Eureka, un poema en prosa de contenido filosófico donde el autor romántico nos habla de procesos como el que ahora conocemos por Bing Bang, la velocidad de la luz y los agujeros negros, entre otros temas.

Adelantado a su época, en la cual se veía al universo como un ente estático e inmutable, Poe describe un universo cambiante que está en constante evolución, incluyendo el desarrollo de las especies en el planeta y el propio ser humano.

Eureka, el trabajo más ignorado de Poe en los Estados Unidos

Si queremos buscar las ideas científicas más avanzadas de Poe en sus obras tenemos que remitirnos directamente a su poema Eureka (1847), un texto de corte ensayístico que plantea de manera audaz tópicos que la física, la matemática y la astronomía solo desarrollarían con posterioridad.

Es curioso que este fuera el trabajo más ignorado de Poe en los Estados Unidos hasta el siglo XX. Sin embargo, en Europa fue traducido por el poeta francés Charles Baudelaire (1821-1867), lo que impulsó significativamente su popularidad en el continente e hizo que el concepto de universo dinámico y en expansión se conociera ya desde esa época.

Además, en el poema se desarrollan conceptos como la unidad espacio-temporal, la equivalencia de materia y energía, la velocidad de la luz, una idea rudimentaria de la relatividad, los agujeros negros –incluido uno en el centro de la Vía Láctea–, un universo “pulsante” que se renueva constantemente y otros universos con diferentes leyes naturales.

¿Cuándo se retoman las ideas de Poe?

No es hasta los años 20 que los científicos retoman las ideas de Poe. El primero que lo hace es el matemático ruso Alexander Friedmann (1888-1925), un amante de la literatura del escritor romántico, quien en 1922 publica sus matemáticas para un universo dinámico, como alternativa a la constante cosmológica de Einstein.

Luego le siguió el astrónomo y sacerdote belga Georges Lemaître (1894-1966), que en 1927 sugirió la posibilidad del Big Bang. Lamentablemente, aunque los tempranos conceptos del escritor anticiparon estos avances científicos, nunca se reconoció el hecho.

Significado e ideas principales de Eureka

Para Poe, era inaceptable que el mundo fuese del modo mecánico y determinista que había sido concebido siempre, por lo cual el reloj y el péndulo se convirtieron en sus metáforas para muerte, destrucción, pérdida de libertad. Ello se reflejó en obras como La máscara de la muerte y El hoyo y el péndulo, entre otras.

Buscando una solución a este conflicto filosófico, el autor escribe Eureka, que tiene como objetivo deconstruir las ideas existentes sobre el universo y ofrecer una nueva teoría. Se trata de un ataque radical a los conceptos científicos de la época para sustituirlos por un universo alternativo.

Precisamente por eso, el poema-ensayo comienza haciendo un resumen caricaturesco del pensamiento occidental en retrospectiva. Destacó que la racionalidad y el método deductivo no son suficientes para comprender a profundidad la naturaleza, sino que se requiere además de la intuición.

“Sí, [Johannes] Kepler conjeturó esas leyes [gravitación], es decir, las imaginó. De haberle pedido que señalara si las había alcanzado por el camino deductivo o por el inductivo, su respuesta quizá hubiera sido: “Nada sé de caminos; pero conozco la maquinaria del universo. Esto es todo. La aprehendí con mi alma, la alcancé por la simple fuerza de la intuición””.

Para abandonar la mecánica celeste de su época, Poe necesitaba un nuevo concepto de gravedad, así que la redujo a un efecto temporal que solo actúa mientras la materia se expande en el espacio. La gravedad adicional no es una fuerza en sí misma, sino un efecto que se genera por una interacción más profunda e inmediata entre las partículas fundamentales.

Asimismo, planteó que los fenómenos electromagnéticos no pueden exceder la velocidad de la luz, pero los efectos gravitacionales de los cuerpos celestes son observables mucho antes de que su luz nos alcance. Esta dicotomía ofrece una explicación a la materia oscura y la energía oscura como efectos gravitacionales de la materia aún no visible.

Asumiendo como ciertas las ideas de Poe, el universo sería más grande y más antiguo de lo que nos imaginamos. El universo que observamos estaría rodeado por una capa exterior aún invisible de millones y millones de galaxias cuya gravedad ejerce una gran atracción, lo que provoca una aceleración de la expansión.

Tenga razón o no en todos sus conceptos, lo cierto es que la ciencia se ha beneficiado de este texto durante muchos años, especialmente en lo relacionado con un universo cambiante en proceso de expansión.

Es justo entonces reconocer la influencia que han tenido las ideas filosóficas y cosmogónicas de Poe en el desarrollo del pensamiento científico en los últimos siglos. Esto nos sugiere que, en la búsqueda del conocimiento, tanto el arte como las ciencias son herramientas imprescindibles para el ser humano.

Fuente: vix.com

Ir a artículo original